Introducción

La evaluación psicológica es una disciplina de la psicología que se ocupa de la exploración y análisis del comportamiento humano, y por tanto se puede llevar a cabo en ámbitos diferentes con objetos distintos. El medio penitenciario será uno de ellos. Al igual que cualquier otro sujeto, los internos se manifiestan de múltiples maneras, siendo su historia personal, familiar y social aspectos fundamentales que han participado de sus circunstancias y que influirán de inmediato en el modo de afrontar la sanción impuesta, así como de su futuro.

Del profundo estudio que realicemos de sus antecedentes personales y de las circunstancias vitales que hayan podido influirle, alcanzaremoa a concluir con datos muy relevantes para efectuar un abordaje terapéutico oportuno, que abarque diferentes áreas de su personalidad y que se a la postre se convertirá en la finalidad primordial de su internamiento en prisión: la reeducación de sus carencias y la reinserción social plena a su vuelta a la vida en libertad.

Con el objeto de que las medidas sean educativas, y en el medio penitenciario reeducativas, conviene que conduzcamos en ellas los siguientes aspectos:

  • Compensadoras, capaces de contribuir a cubrir las carencias y necesidades acumuladas.
  • Posibilitar la adquisición de nuevos aprendizajes y relaciones que favorezcan su posterior desarrollo personal y social, una vez terminada la condena.

Establecimientos penitenciarios

Los establecimientos penitenciarios donde se ejecuta la sanción penal, son de tres tipos: de preventivos, de cumplimiento de penas y los especiales.

  • Los establecimientos de preventivos son centros destinados a la retención y custodia de detenidos y presos. En ellos prevalecerá el “Principio de Presunción de Inocencia” hasta que no recaiga sentencia condenatorio; los internos ingresados en ellos no serán objeto de estudio ni de tratamiento hasta que no hayan sido condenados por sentencia firme, salvo que de forma expresa lo soliciten.
  • Los establecimientos de cumplimiento son centros destinados a la ejecución de las penas privativas de libertad. Se organizan separadamente para hombres y mujeres, . En los centros de cumplimiento existen diferentes departamentos:
    • de régimen ordinario, forma habitual de cumplimiento la mayor parte de la condena; -de régimen abierto donde se disfruta de una semilibertad alternando periodos fuera y dentro del centro.
    • de régimen cerrado, dirigido a los internos que son evaluados de peligrosidad extrema o para casos de inadaptación a los regímenes ordinario y abierto. En estos casos se limitan las actividades en común de los internos.
  • Los establecimientos especiales son aquellos en los que prevalece el carácter asistencial, como los centros hospitalarios, los centros psiquiátricos y los centros de rehabilitación social.

    (http://guiasjuridicas.wolterskluwer.es/Content/Documento.aspx?params=H4sIAAAAAAAEAMtMSbF1jTAAAUMjMyNTtbLUouLM_DxbIwMDCwNzAwuQQGZapUt-ckhlQaptWmJOcSoAouGjFTUAAAA=WKE )

La población interna

Es conveniente que los psicólogos tengamos en cuenta los diferentes perfiles de los internos a la hora de abordar las intervenciones en el medio penitenciario. Dentro de los internos que formarán parte de esta población, podemos diferenciarlos:

  • Primarios. Primera comisión de un delito; se manifiesta como algo puntual, por un cúmulo de circunstancias, de las que no fueron plenamente conscientes en su momento, y para los que el ingreso en prisión supone un gran impacto, resulta intimidatoria y aprovechan su estancia en la misma como periodo de reflexión personal y de creación de nuevos propósitos de futuro. No es habitual su reincidencia. Podemos incluir aquí también los delitos pasionales, que acontecen como un único episodio delictivo en la vida de la persona que lo ejecuta, pero que tiene una fuerte transcendencia personal, familiar, social y penal.
  • Ocasionales. Individuos que son capaces de vivir conforme a las normas socialmente establecidas, con el plus de que cuando adviene una ocasión propicia transgreden la ley penal, minimizando el acto y no haciéndose conscientes de las consecuencias y repercusiones que conlleva.
  • Habituales Individuos que hacen de la comisión del delito su medio de vida y los que mayores carencias personales y educacionales padecen. Entre los factores influyentes en la formación de los delincuentes habituales están los contextos socio-familiar y escolar en los que se produce su proceso de socialización, que generan en el individuo una baja autoestima y una inseguridad situacional y relacional, que aceleran su proceso de marginación y de posterior inadaptación social.

El psicólogo en el ámbito penitenciario

La Ley Orgánica General Penitenciaria da una importancia especial a la Psicología, hasta el punto de que los principios inspiradores del tratamiento penitenciario son los siguientes:

  1. Se basará en el estudio científico de la constitución, el temperamento, el carácter y las actitudes del sujeto a tratar, así como de su sistema dinámico-motivacional y del aspecto evolutivo de su personalidad conducente a un enjuiciamiento global de la misma.
  2. Tendrá relación directa con un diagnóstico de personalidad criminal.
  3. Individualizado.
  4. En general será complejo.
  5. Será programado.
  6. Mantendrá un carácter continuo y dinámico.
    (http://www.papelesdelpsicologo.es/vernumero.asp?id=783)

Campo y funciones del psicólogo en el ámbito penitenciario

El campo de actuación de la Psicología Penitenciaria es muy amplio y abarca prácticamente todas las áreas de la Psicología Aplicada – Yela, 1998 -.

Principalmente vamos a intervenir en las siguientes áreas de actuación:

  • Pericial: Psicodiagnóstico y Clasificación Penitenciaria. Redacción de informes al Centro Directivo y al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria sobre personalidad del interno y evolución del mismo a lo largo del cumplimiento de la condena.
  • Tratamiento: Elaboración y ejecución de programas para cada interno que se revisarán por el equipo cada seis meses, en los que se incluirá una propuesta de intervención en las áreas que se precisa, ya sean laborales, educativas, o propiamente psicológicas: tratamiento de toxicomanías, intervención con VIH-Sida, desarrollo personal como resolución de problemas, razonamiento crítico, empatía hacia las víctimas; habilidades sociales tales como desarrollo de competencias, preparación para la vida en libertad; prevención de suicidios, intervención en alteraciones psicológicas, tratamientos para el control de conductas violentas y/o de agresiones sexuales, programas de concienciación a narcotraficantes, etc.
  • Otros: Programación y planificación del trabajo del equipo en el centro. Actividades de investigación. Funciones de dirección e inspección de los establecimientos penitenciarios, etc.

Ciertamente debemos de tener en cuenta que las funciones vienen articuladas y definidas en el Reglamento Penitenciario:

  • Estudiar la personalidad de los internos.
  • Aplicar y corregir las pruebas psicológicas.
  • Asistir como vocal a las Juntas de Tratamiento con una frecuencia mínima semanal.
  • Estudiar los informes recabados de los funcionarios de vigilancia así como educadores, maestros, etc. basados en la observación directa del comportamiento del interno.
  • Ejercer la tarea de Psicología Industrial y Pedagógica respecto a los talleres y a la escuela del centro.
  • Ejecutar los métodos de tratamiento de naturaleza psicológica señalados para cada interno, en especial los de asesoramiento individual y en grupo, según la especialización de cada psicólogo.
  • Redacción del informe de cada interno para las juntas semanales, ya sea para permisos, traslados, clasificaciones, aplazamientos de correcciones disciplinarias, etc.
  • Respetar los derechos constitucionales, legales y reglamentarios y seguir las líneas de actuación señaladas por la Dirección General de Instituciones Penitenciarias.
  • El psicólogo forma parte de un Equipo Multidisciplinar compuesto por diferentes profesionales, los cuales aportarán los conocimientos propios de su especialidad y juntos formarán el denominado Equipo de Tratamiento que actuará bajo la dirección del Subdirector de Tratamiento.



    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *